Sore triunfa en Pacifik Trail 63km

Soreini en plena acción. Foto por: DW Photographer

Soreini Amanda, #atletaJulbo, nos cuenta su experiencia en Pacifik Trail 63Km, donde resultó triunfadora y ganó su participación a Ultra Pirineu en España, en el mes deseptiembre. Aquí su historia:

“En medio de mi deseo de hacer una buena carrera en el Daríen y ya inscrita en la distancia de 63k pienso si será buena idea hacer una más corta pues no he entrenado como me hubiera gustado las dos últimas semanas debido al trabajo, y por el trabajo también llegaré el sábado casi a media noche… teniendo que trabajar hasta la 13h, correr al aeropuerto, luego al bus para el lago Calima. La de 21k es muy rápida para mí, entre más larga la distancia mi cuerpo se siente mejor, correré 63 no hay vuelta de hoja.

Llego a Calima el sábado a las 23h literalmente mamada de las piernas… pero con la esperanza de que se recuperen en las 4 horas que tendré de descanso… si es que logro ignorar la música de la rumba de al lado. Recordando cuando corría aventura que apenas se dormía una hora o incluso media… me animo pensando que hoy serán cuatro y por lo tanto suficientes… me acuesto con la idea de que quiero ganar, sin saber qué otras chicas vendrán.

Fue una noche corta y larga a la vez… me desperté varias veces pero pude dormir profundamente cuando me cogía el sueño. Descansada y con una sensación de tranquilidad en mi espíritu, desperté. Veo a Jenny Sanin en la otra cama, lo que va a estar es bueno esto, me alisté y partimos con los otros amigos de cuarto a la largada. Allí a la primera chica que veo es a Mirtha, me parece ver a Alexa, pero no estoy segura, a la chica ecuatoriana que me dió la batalla en Santa Marta y a otras que no conozco… esto va a estar interesante. Referencio a las chicas, veo cómo están vestidas, peinadas, parece un poco exagerado pero no quiero que me suceda lo de Cordillera Trail, que me pasaron dos con pelo corto y no me di por enterada, pensé que me habían pasado solo manes, bueno por lo menos aquí todas tienen el pelo largo así que será fácil identificarlas.

Dan la salida, muchos corredores me pasan por lo que no logro establecer con claridad cuántas chicas van delante mío. En la primera subida paso a Yenni y con Mirtha recorremos algunos metros. Me pasa en un momento y la vuelvo a alcanzar, cuando se empina más la subida logro despegarme. Me voy pensando que hay una o dos mujeres delante mío. Trato de ir siempre a buen ritmo para alcanzarlas y para no dejarme atrapar de las que vienen atrás.

Disfruto las subidas, y doy lo mejor de mí en las bajadas, aún sufro pero no tanto, he mejorado enormemente. Pienso que un corredor debe ser equilibrado, si bien hay fortalezas y talentos innatos, hay que trabajar en lo que no se da naturalmente.

Mis pulmones ríen en estas montañas, viniendo de Bogotá, la altura es una ventaja para los rolos (espero decir lo mismo en Guatavita). Las que no ríen tanto son mis piernas, una molestia que me aparece en una pierna en el k20 me hace más dolorosa la ruta. Supero todas las cuestas, el sol está en su pleno esplendor. Hace bochorno y ya quiero llegar, faltan 10k planos y el río, una parte temida. Antes de cogerlo me encuentro a Elkin Quintana quien me hace gesto con su dedo índice y dice vas puntiando Sore… confusión dentro de mí ¿Cómo? ¿Acaso no hay ninguna chica delante mío? No puedo creerlo, se me hace un nudo en la garganta, soy una chillona de primera, me controlo, nos abrazamos y esa noticia me da más energía para no aflojar.

 

Y al contrario de lo que pensaba, el río es la mejor parte, me encanta la sensación de frescura para mis pies calientes, tropezados y al borde de las ampollas. Salgo del río, solo 3k y la meta. No sé por qué pero los últimos kilómetros siempre se me hacen eternos… corro, corro con el polvo de la carretera en mi garganta, la fuerza del sol en mi piel y la admirable compañía de corredores de otras distancias.

 

 

Veo el coliseo… entro y cruzo la meta, Depa confirma que soy la primera dama en 63k. He corrido con el pensamiento y deseo de ganar y las piernas han respondido. Para mí la gran enseñanza de Pacifik Trail es que no queda más sino desear con firmeza. No importa el resultado, ni la posición, ni las cifras… el disfrute y emociones son lo que perdura y lo que cuentan. Soy 100% corredora aficionada.

¡Nos veremos en la próxima! Para seguir deseando.”

Add your comment

Pagos seguros

Contamos con certificación SSL que hace nuestro sitio 100% seguro.

Seguro McAfee

Todas tus compras estan aseguradas por un valor de $100.000

Rápido y seguro

Realizamos envíos a todo el país.